jueves, 20 de julio de 2017

Tú tan Absolut y yo tan Ciroc.








Espera.


De verdad, espera.


Sé lo que estás pensando.
Pero yo voy a hacerlo bonito, déjame decirte que...


Pues claro que debo de llevar mogollón de tiempo muerta para tener la sangre tan fría como la tengo. Por lo menos desde el día que clavé mi mirada en unos ojos que ya no me miraban y rogué, joder, le rogué que me quisiera.

Y ahora dirás que si estoy tan triste como es que nunca dejo de sonreír. Pues verás, estoy segura, segurísima de que mi vida es una cámara oculta.
Lo sé desde el momento en el que nací.
Y tengo la certeza de que en cualquier momento va a salir un cámara de debajo de la cama, otro del armario...
Y yo diré que ya lo sabía. Que claro que lo sabía.

Pero a ti, si te preguntan, di que sonrío porque una vez me dijeron que tenía la sonrisa como Kirsten Dunst, y si esa chica teniendo los dientes como yo pudo conseguir a Spiderman yo seguro que me puedo conseguir a mi misma.
Algún día.

Que claro que seré pesimista hasta el día que por fin tenga suerte y desaparezca, pero a veces también creo en el destino.
El destino es bajar del metro y que el músico de siempre de repente empiece a tocar tu canción favorita.
Y no llevar monedas encima.


Seguimos,
te preguntarás que qué haces aquí, normal. Yo dejé de preguntármelo hace meses, así dolía menos. Estás aquí porque se comenta que tengo plantados quilos de talento, tengo borradores que te demostrarían que clase de persona soy, pero igual te darías cuenta de que, no sé, me sobra tiempo, así que si quieres podemos hacerlo lento.
Lo de matarme, digo.

Para matarte, por fin, cuando me des por muerta.


Y esto, es lo más cerca de decir te quiero que he estado.
Que yo no quiero que sientas mariposas en el estómago.
Yo, cariño, quiero ser una puta puñalada en los cojones y en el corazón.

Y que lo llamemos amor porque el amor duele y es la única forma de querer que conozco. Es por ello que todas mis declaraciones de amor acaban pareciendo de guerra.


Mírame...
Si soy lo que me hicieron,
y lo que no me hicieron
por salir corriendo antes de tiempo,
también.
Igual deberías olvidar todo
y quedarte sólo con eso.
Sólo conmigo.
Mirándome,
haciéndome sentir,
que
joder
yo
sigo
aquí.








Y que seguir, siempre será estar.


Y que suene "No Diggity" de por vida. Por favor. Sólo pido eso.








No hay comentarios:

Publicar un comentario