domingo, 21 de mayo de 2017

Sí, soy yo, corre.

Suelen preguntarse el porque de todo. Y yo no tengo respuesta para mi nada.

Lo único que puedo decirte con certeza es que me he declarado a mi misma zona abisal.
Así que si quieres puedo regalarte mi nada;
que es lo más inmenso que tengo.

Supongo que todo empezó aquel día en el que volviendo a casa escuché a una madre contarle a su hijo que su perro había muerto. Lo hizo tan bonito que yo también quise estar muerta.

Igual no lo entiendes,
pero no sabes lo bonito que me parecería salir a balcón
mientras me miras desde abajo.
No sabes lo bonito que me parecería saltar
sólo para que me veas volar.

Siempre que quiero ser un poco magia me acabo pillando el truco; Pero si apagas las luces te enseño como desaparezco. Lo he llamado "Ahora no me ves, pero nunca lo has hecho en realidad, cabrón".

Porque todos hablan de mirar,
y de que coño sirve eso si no me ves.
Si no sabes que miras.
Si no sabes que escondo
no digas que sabes quien soy.

Que supongo que no dejo que nadie me acabe de conocer porque siempre fui más de desabrocharme el vestido yo sola al llegar a casa. Como si desnudarme sólo estuviera en mis manos.
Pero ojalá eso a lo que otros llaman amor
sean estas ganas de no vestirnos nunca.


Mira, que por poder podría hablar de muchas cosas cosas; Pero no quiero, no me da la gana. Y no se me ocurre mejor forma para acabar un intento de.











No hay comentarios:

Publicar un comentario