miércoles, 30 de noviembre de 2016

Sangrando lluvia.


Hoy tengo un día de esos en los que me pongo los dos auriculares porque sé que ya nadie va a gritar mi nombre. Y no sabes lo jodido que es escuchar a tu grupo favorito muy fuerte cuando quieres ser encontrada, a mi ya me suena hasta a castigo…
Un día de esos en los que mandas a dormir al sofá al miedo y va el muy capullo y te abraza, un día de esos en los que tienes frío, pero no suficiente, porque el corazón lo sigues sintiendo.
( Pero aún así el miedo siempre nos puede…)
Un día de esos en los que das cuenta de que todas tus preguntas tienen respuestas. Y que sólo saldrías a buscarlas con la  esperanza de encontrar algo distinto.
Que a mi no me gusta mi verdad,
y aun así me autolesiono 
a base de ella;
a matarme mentirme todavía no me atrevo.
(sobría).

¿Sabes? Hablé del límite de mi infinito, como si yo tuviera algún límite. Pero…de tenerlo no odiaría a todo el puto planeta sólo porque tú formes parte de el.
Ojalá pudiera odiarte a ti, sólo.
Y ojalá te dieras cuenta de lo bonito que es lo que acabo de decir, que fueras tú, y solamente tú el puto foco de todo mi odio.
Nos acabaríamos queriendo, fijo.
Que yo siempre fui más de Marea,
pero
muero
por
ser
tu
tango
suicida.

Y que me bailes en el puto jodido exacto momento en el que acabe la canción. Que para acabados…ay, para acabados, si yo te contara…No tendría ni por donde empezar.

De momento empieza por ser bueno, por quererme, hazme creer que todas esas malditas canciones de amor de cantautores que sólo creen en el alcohol que yo no escucho hablan de ti.
Que así luego
nos jodemos la vida mejor.





martes, 23 de febrero de 2016

Me quedan sonrisas por si decides mirar.




Un día me propuse coger el tren de las 19:50. Desde entonces no hago más que perderlo. Días tras día. Me he propuesto no quererte, por si te interesa, seguro que así empiezo a quererte como te mereces.
He cogido el siguiente, ni siquiera me deja cerca de mi destino pero bueno, de eso va mi vida. De perderme y no encontrarme.
Justo al lado tengo a una chica seguro que más mayor que yo,  es la típica chica que se ha quedado estancada en la vida.  Va leyendo, no la he visto levantar la vista del libro ni un momento. Tiene el pelo corto, seguro que le ha vestido su madre; seguro que lleva el sujetador a conjunto con los calcetines. Lleva los cascos al revés y estoy deseando que se le caigan y le den en toda la boca. Alégrame el día, joder. Pienso.
Sé que no se debe juzgar a nadie por su aspecto.
Pero, ¿nadie va a escribir de la chica que tengo delante?
Es rubia,  sonríe cada vez que a la chica “atrapada” en ese libro se le escapa una sonrisa entre línea y línea. Como si la felicidad estuviera al alcance de cualquiera.
Tiene sueño, no para de restregarse los ojos. Cuando lo hace todo se vuelvo oscuro y dejo de verla. Lleva una coleta mal hecha, un jersey ancho y unos pantalones rotos que ni siquiera le sientan bien.
Seguro que ella también está atrapada, pero en ella misma. 
Seguro que se pregunta cual de las dos puertas del vagón se abrirá esta vez para darse cuenta de que no sabe dónde está. Porque se le nota en la mirada que no sabe de donde esta saliendo, ni dónde se está metiendo.
Cuando me mira fijamente puedo ver las ruinas que hay en ella. Cuando sonríe sólo veo las lágrimas que ha llorado, y ese silencio que grita todo lo que ha callado.
A veces pienso que podría darme algo más de prisa, salir con tiempo, procurar no distraerme tanto, llegar a tiempo a la estación y coger, por fin, aquel tren que espero, que me llevaría a donde quiero ir, que va lleno de gente, de historias...
Pero entonces no me encontraría con ella; Con la chica que veo delante de mi, reflejada en el cristal del tren.

-Conmigo-










miércoles, 13 de enero de 2016

K.O.




Le iba a dar vueltas a lo nuestro, a la primera te he odiado, y a la segunda he vuelto a quererte. Y he decidido dejarlo estar; Que yo siempre fui de las que para demostrar cuanto te quieren primero te demuestran cuanto pueden odiarte, y así me va...

Hubo un día en el que hice un barco con el papel con la que nunca llegaría a ser la declaración de amor que te merecías... Lo lancé al mar y flotó. Desde entonces no me da miedo soñar.
-En cuanto a mis declaraciones de amor,
siguen siendo una puta mierda-

Atento, puedo (y voy) demostrarlo.

Iba a llamar a esto "Si te vas", y me he acordado de los besos que me dabas en aquel apartamento mientras sonaba esa canción de Extremoduro y claro, soy incapaz de darle ese título a unos cuantos párrafos de mierda. Pero si me atrevo a empezar esto así:

Si algún día te vas espero que le hables de mi a la gente, del daño que te hice sin darme cuenta, espero ser al menos veinte "eras mucho para ella" y diez "ella se lo pierde", mínimo. Y que si la suma del odio ajeno no suma a treinta personas te plantees volver.

Espero que si hay otra le hables  de estas letras, le digas que te avisé,  dile que estoy mal de la puta cabeza y que posiblemente esto se vuelva un blog frecuentado por  suicidas.
Espero que le hables de mi, -de nosotros-, dile lo mucho que te quiero, ponme el listón muy alto, a ver si así se da por vencida, dile que soy de rendirme rápido, pero que si es por tocar los cojones no hay quien me pare. Llámala por mi nombre por error, sueña conmigo y acuérdate de mi cada vez que  se atragante con tu polla.


Espero que digas cosas absurdas como que tener buena suerte sería no encontrarme. Y si lo hacemos, si nos encontramos, espero que te gires para mirarme el culo justo en el momento exacto en el que me levante la falda.

Si algún día te vas le diré a todas mis amigas que eras otro capullo más, que dejé de sentir mucho antes de que te fueras, al quinto chupito igual me da por decirles que todo me sabe a poco desde lo nuestro, que lo único que toco desde que tú no estás es el piano y que no tengo ovarios a acabar ninguna de las canciones que empiezo.

Que sigues ocupando  cada uno de los putos rincones de mi mente, que me mata no tenerte. Joder, que me mata...


Pero , eh, mejor no me hagas ni puto caso, tú ya estás dormido, acabo de ver porno y te necesito, joder, no sabes lo mucho que te necesito.