domingo, 3 de mayo de 2015

Después de la tormenta vengo yo.


He sobrevivido al frío de Diciembre aun estando sola. 
Me he levantado a las cinco de la mañana con el pie izquierdo
y le he guiñado el ojo a la mala suerte
mientras me abrochaba el último botón de la camisa.

He recorrido el mundo

en 25 minutos.
Que es lo que tardo de mi casa
a su cama.

He creído que el amor 

era llegar al sitio acordado
antes que mi camello.

He roto espejos que no reflejan lo que quería;

sólo a una imbécil que cree 
que no existe la vida 
antes de la muerte.
Y aun así moriría por pasar una vida contigo.

He creído que la muerte

era besarte
en otros labios.

He aprendido a dejar de ser sólo gente

para ser persona.
Y a no ir en tu búsqueda
cuando el tren paraba en tu ciudad.
-Coger aire y sonreír sólo por fuera-

Y acabé vaciando un poco el vaso
sobre las flores de mi tumba
cansada ya de verlo medio lleno.















No hay comentarios:

Publicar un comentario